viernes, 22 de abril de 2016

Guajira (Cuba)



La Guajira, término que significa campesina en el argot cubano, es un género musical originario de la región oriental de Cuba, de tema campesino. Si bien tiene su origen en Andalucía, la tradición atribuye la paternidad de este género al compositor Jorge Anckerman, gracias a su composición “El Arroyo Que Murmura”. En España la Guajira comenzó a ser popular hacia finales del Siglo XVIII. En especial, la cultura musical canaria, sobre todo en el uso de la guitarra y el triple, ha tenido más influencia en la música Guajira.
En Cuba, los campesinos reciben el nombre de “guajiros”, por eso se la conoce como “música de los guajiros”. Las líricas versificadas están casi siempre en forma de décimas. El Punto guajiro se basa más en las líricas que en las melodías. Las letras son variadas, pueden expresar cualquier estado de ánimo. Cuando se refieren a temas campesinos lo hace de una manera idealizadora y bucólica, se evocan por lo general la vida rural y las historias de amor. Todo esto lo modificó paulatinamente Guillermo Portabales, dándole un nuevo sentido musical a la Guajira cubana, convirtiéndola en un género más cadencioso y menos movido, de manera de hacerla grata a los oídos. De su mano y de sus dotes artísticas surgió la llamada “Guajira de Salón”. Como género musical guarda semejanza con la música criolla y el Punto cubano. 

Las primeras grabaciones, tanto en cilindros de Edison como en discos de pasta, datan de 1906 o 1907, por lo que se infiere que la Guajira ya tenía mucho arraigo entre las clases pudientes hacia comienzos del Siglo XX, ya que ellos contaban con la capacidad de comprar victrolas y discos. El interés de las clases altas por esta música radica en el afán blanqueador de Cuba en aquellos tiempos. Se quería disimular y esconder el ancestro negro, por lo que era de buen ver que la Guajira estaba libre de influencias africanas. El cantante de Guajiras no toca instrumentos ya que está ocupado improvisando las décimas que componen su canto, aunque puede tocar las claves. Los temas tocados por estos cantantes eran patrióticos, amorosos, satíricos, a veces con doble sentido, o de protesta por las condiciones económicas o políticas. Aunque en la actuación en vivo el número de décimas era variable, las grabaciones limitaban a los cantantes a tres décimas por cada cara del disco. A veces las dos caras estaban dedicadas a una misma canción como parte 1 y parte 2. La temática de protesta de muchas canciones fue heredada de los tiempos en que se la cantaba durante las guerras emancipadoras de Cuba, de 1868 a 1898. Estas canciones son el punto de partida de la Canción Protesta o de contenido político y social en Cuba. Cabe preguntarse cómo las casas grabadoras norteamericanas permitieron estas expresiones, a veces contrarias a su país o a los gobernantes cubanos. La respuesta es sencilla: no hablaban el idioma.





 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...