viernes, 22 de abril de 2016

Barbershop (EEUU)



Hacia el Siglo XVIII las barberías no eran lugares sólo para arreglarse el pelo, sino también dentistas y cirujanos menores. Los miembros de las clases más bajas que no podían acceder a un médico acudían al barbero para sangrías y cosas por el estilo. Los clientes de una barbería de hoy en día están acostumbrados a tener algún material de lectura, como revistas, para leer mientras aguardan su turno.
Algunos lugares tienen radio o televisión para amenizar la espera del cliente. En aquellas épocas, el establecimiento de un barbero era un lugar de reunión para la gente del pueblo, que a menudo tocaba instrumentos y a veces cantaba mientras esperaban ser atendidos. En EEUU, el estilo que hoy conocemos como Barbershop, tiene a grandes rasgos dos orígenes: uno son los grupos de “familias cantantes” europeas que a mediados del Siglo XIX hacían giras por el país, inspirando a los locales a imitarlos. Los inmigrantes trajeron al Nuevo Mundo un repertorio musical que incluía himnos, salmos y canciones folklóricas. Estas canciones simples eran a menudo cantadas a cuatro voces, con la melodía en la segunda voz. A su vez, esto sigue siendo el patrón de muchos himnos tempranos de EEUU, escritos para mujeres y hombres, en los que la melodía era cantada por los hombres. Otro origen muy importante es la música afroamericana. Los Minstrel Shows (grupos de artistas ambulantes), de mediados de 1800 a menudo consistían en cuartetos de hombres blancos pintados de negro que cantaban delante del telón mientras se preparaba el escenario para el siguiente acto. Interpretaban canciones basadas en una visión idealizada de la vida en las plantaciones. 

Cuando los Minstrel Shows fueron reemplazados por el igualmente popular Vaudeville, la tradición de armonías de cuartetos quedó a menudo como entreacto. Muchos de los cuartetos populares de la época eran afroamericanos, que se atrevieron a experimentar y agregaban notas no convencionales para los tradicionales acordes de tres voces. La influencia africana es particularmente notable en la naturaleza improvisada de la armonización y la flexibilidad en las armonías para producir melodías en Swipes y Snakes, que son efectos característicos del estilo musical popular. En Jacksonville, Florida, se llegó a decir que cada barbería parecía tener su propio cuarteto. El estilo adquirió de forma no oficial el nombre de Barbershop cuando fue publicada la canción “Mister Jefferson Lord, Play That Barbershop Chord”. A principios de 1900, la música popular dependía de la venta de partituras al público en general. Algunos cuartetos de esa época eran las máximas estrellas del momento. Varios factores coincidieron para que los cuartetos amenazaran con desaparecer: el cambio de las técnicas de grabación, la aparición de cantantes solistas, la popularidad del Jazz, el reemplazo de las pianolas por la radio, y por último la Gran Depresión. El Barbershop cayó al fin en el olvido hasta que en 1938 Owen C. Cash organizó un encuentro para cantar por diversión. Al año siguiente se creó la organización “Society for the Preservation and Encouragement of Barber Shop Quartet Singing in America". En la actualidad se llama Barbershop Harmony Society, que cuenta con más de 30000 miembros en EEUU. Existen asociaciones similares en distintas partes del mundo.





0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...