viernes, 29 de abril de 2016

Trova Yucateca (México)



Con el nombre de Trova Yucateca se denominan ciertos aires mestizos típicos de Yucatán (México), cuyo origen se remonta hacia finales del Siglo XIX y principios del XX. Los géneros propios de la Trova Yucateca son básicamente el Bambuco, de origen colombiano; el Bolero, de ascendencia cubana; y la Clave. Los compositores de este género incluyen en ocasiones Valses, Pasillos, Habaneras e incluso Jaranas.
Los primeros intérpretes de la Trova Yucateca que alcanzaron la fama fueron: Cirilo Baqueiro, más conocido por su apodo maya Chan Cil, Ricardo Palmerín y Guty Cárdenas, quienes difundieron la música de la península en los núcleos urbanos de México de principios del siglo pasado. En 1909, el poeta Rosendo Vega, publicó el primer cancionero netamente yucateco que contenía 31 canciones. Algunas de ellas eran en realidad colaboraciones entre yucatecos y colombianos, muestra de un desarrollo paralelo entre la Trova Yucateca y la Trova Colombiana. De hecho, es notorio que algunas canciones populares de Colombia llevan letras de poetas yucatecos. El cancionero fue un intento de preservar lo que había sido hasta entonces  una tradición oral, con canciones inéditas aprendidas de oído por los trovadores. El conjunto tradicional de la Trova Yucateca es el trío, compuesto por una guitarra que lleva el ritmo; el tololoche (guitarrón bajo); y el requinto, cordófono de seis cuerdas más pequeño que la guitarra y con un sonido más agudo. En la década de 1950 se modificó utilizando dos guitarras y un requinto, y hacia mediados de los 90 se incorporó el bajo, que cumple las funciones del tololoche. 

En cuanto a la poesía de la Trova Yucateca, puede decirse que se distingue por su delicadeza y buen gusto, además de poseer una marcada proclividad por la temática romántica en la mayor parte de sus letras. No obstante, en muy pocas canciones se habla de fracasos o decepciones amorosas, más bien se enaltece el amor y a la mujer. A diferencia de la poesía de otros géneros mexicanos, las letras permanecen alejadas de la procacidad, de  la vehemencia de las aventuras y hazañas. La década de 1920 fue la época dorada de la Trova Yucateca, cuando toda una generación de compositores, poetas y trovadores influenciados por las ricas tradiciones literarias de la península, llegaron al auge de su creatividad artística. Entre los más connotados poetas que cultivaron y dieron forma a este género están Luis Rodolfo Vega, Ermilo Padrón, Ricardo López Méndez, Pastor Cervera y muchos más. Es ya una tradición el que se den serenatas de Trova Yucateca a una amiga, novia, esposa, hija o madre. En Mérida, al anochecer se dirigen los que quieren llevar la serenata a la Plaza Grande de la ciudad para encontrar y contratar al trío entre varias agrupaciones de diversos timbres vocales, repertorios y vestimentas, para transportarlos a la casa de la homenajeada, para deleitarla con un concierto de cinco o seis canciones. También es tradicional que los jueves por la noche en la Plaza Santa Lucía, Mérida, se ofrezcan serenatas gratuitas para el público local y foráneo que concurren al sitio en gran número. Cabe destacar que hoy en día existen una gran cantidad de intérpretes profesionales de Trova Yucateca, a pesar que la cantidad de autores haya disminuido notablemente.






0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...