jueves, 30 de octubre de 2014

Chill Out



En la historia de los géneros, estilos y subdivisiones musicales, tal vez este fenómeno extraño llamado Chill Out se destaca, precisamente, por no querer destacar. Afectado de una modestia intensa el Chill Out es más que un estilo musical con características propias, una situación, un área de descanso. Etimológicamente Chill hace referencia a “malas vibraciones”, y por extensión Chill Out sería buen rollo, tranquilidad, rélax. Este género contemporáneo engloba una gran cantidad de vertientes dispares de géneros musicales con un rasgo en común: su composición armónica y relajada. Normalmente está compuesto con componentes electrónicos, que pretende relajar al oyente. El concepto de Chill Out asociado a la música fue acuñado a finales de los 80 y principios de los 90 en los Clubs House de Londres y se exportó rápidamente a Ibiza donde ha adquirido el protagonismo que ahora tiene. Algunos relacionan el origen del Chill Out en la concepción ambientalista de Brian Eno en su disco Ambient 1: Music for Airports, que el definió como “música para infundir calma y generar espacio para pensar”. El Chill Out recoge lo que necesita de casi todos los géneros, desde estilos más próximos al Acid Jazz y la fusión étnica hasta géneros improbables como la Ópera, el Flamenco o el Tango. Ante tan expansivo espectro, sus intérpretes se multiplican e incluso se asigna el dudoso prestigio de artistas Chill Out a músicos más personales como Björk, Chemical Brothers y hasta Pat Mettheny. 

El Chill Out, junto con el Ambient y el Lounge, han adoptado una rica variedad étnica que lo convirtió en una subcultura con una serie de adeptos, que hallan en la armonía de los sonidos, la exaltación de los sentidos y una sublime forma de sentir la música. El concepto llegó a la música clásica tras haberse editado el álbum doble llamado “Chill Classical”, que aparte de composiciones y coros de Ópera contiene algunas piezas instrumentales de Beethoven, Schubert y Vangelis entre otros. Al contrario del Tecno original, en el que se emplean ritmos y melodías simples, rápidas y muy repetitivas, el Chill Out es muy complejo usando sonidos más variados y ritmos muy diferentes que van cambiando con el transcurso de la canción. Es una combinación de estilos que busca provocar sensaciones de armonía y tranquilidad. De hecho, su carácter de música “util” permite que la etiqueta Chill Out pueda aplicarse a cualquier tema musical donde la atmósfera, el clima o el ambiente sean su característica dominante. Hoy en día existen discotecas en Londres, como Ministry of Sound, y en la escena electrónica de Ibiza. También existen festivales como el británico Big Chill, que se celebra desde 1995 y que incluye formaciones musicales, espectáculos visuales, masajistas y terapias alternativas; o el Sensomusic, celebrado en Madrid con motivo del 25 aniversario del Café del Mar. También existen  emisoras de radio internacionales que sólo emiten Chill Out. Hoy en día se puede encontrar la variante “Chill House”, con algo más de intensidad en su línea de bajos, así como ritmos más contundentes para ser bailados.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...